La selección de un lugar depende considerablemente de la envergadura del evento. Por lo general, la envergadura se determina por el número de participantes, las actividades realizadas durante el evento, y si hay espacio adicional disponible con fines de exposición.

La ubicación y el estándar de calidad del lugar de celebración son también aspectos importantes. Se barajar con la variación de asistentes al acto, pero con el lugar no ya que, por ejemplo, en una inauguración de un edificio el lugar viene determinado por el propio acto. Dependiendo del tipo de acto se podrá o no barajar con el lugar en el que se vaya a celebrar, para contar con diferentes lugares y comprobar de esta forma su idoneidad, nivel de servicios, ambiente y precios antes de tomar una decisión.

Por ello un lugar puede ser cualquiera que el anfitrión decida, siempre y cuando este disponga de todas las facilidades necesarias y cuando se ajuste a la temática del evento en si. Además hay que contar con los atrezzos necesarios para que este evento sea luego relevante y ameno para el público al que se dirige.

 

En este caso sería la Torre Iberdrola, puesto que es la nueva sede y porque es el objetivo en si del evento, presentarla a la sociedad bilbaína, vizcaína y a la sociedad nacional, además de al mercado internacional, derivada de su presencia en Escocia, Brasil y Portugal. Se realizó además, una retrasmisión en directo y online – Intranet de la empresa – para llegar a sus trabajadores y trabajadoras de los países anteriormente mencionados.